Los nuevos animales de compañía (NAC)

Exóticos Deja un comentario  

Yaco. Exóticos Hospital Veterinario El Arca

Los NAC, hacen referencia a lo que comunmente se han denominado como animales exóticos, es decir, aquellas mascotas diferentes de perros o gatos que ya desde hace años se han popularizado en nuestros hogares. Es un grupo muy amplio en el que se incluyen gran variedad de especies de aves, reptiles, mamíferos, e incluso anfibios, artrópodos o peces.

Como veterinario de exóticos puedo dar testimonio de la realidad actual que existe en muchos casos entorno a estos animales, ya que soy testigo en mi práctica diaria de las consecuencias que tienen para ellos unas deficientes condiciones de mantenimiento, en la mayoría de los casos simplemente por desconocimiento de los propietarios, de las necesidades del animal, que los llevan a enfermar e incluso morir o los condenan a llevar una vida en condiciones precarias, y considero vital poner en conocimiento de la gente esta situación.

La demanda de veterinarios especialistas ha sido, y sigue siendo hoy en día, una consecuencia directa de la introducción en nuestros hogares de cada vez más especies poco usuales de NAC, así como de un cambio de mentalidad en la sociedad hacia algunas especies menos novedosas, pero que durante años han sido en cierto modo menospreciadas por estar arraigada en la sociedad la creencia de que “no hay que llevarlos al veterinario”. Todavía hoy sigo visitando pacientes cuyos propietarios confiesan que es la primera vez q traen al canario al veterinario porque “no sabían ni que hubiese que llevar el canario al veterinario”. Contribuir a erradicar de una vez esta creencia es objeto también de estas líneas.

No es nada nuevo el polémico debate que existe sobre la situación del comercio de mascotas que engloba tanto a veterinarios, tiendas de animales, criadores, autoridades, comercio, propietarios de mascotas y a la sociedad en general, y no es mi intención debatirlo en este texto, pero cierto es que cada vez existe una mayor sensibilidad hacia los animales en general, y por defecto hacia las mascotas, entre ellos los NAC. El bienestar animal es un tema que preocupa y existe una tendencia muy positiva por parte de los propietarios por ofrecer cada vez más a sus mascotas unas condiciones óptimas, para que gocen de una vida saludable y feliz. Parece que por fin empezamos a entender que hasta la tortuguita de la pecera, el hámster, el canario o cualquier otro NAC se merece recibir una atención veterinaria adecuada independientemente de su tamaño o su mero valor económico.

Debemos concienciarnos de que cuando adquirimos un animal, adquirimos también la responsabilidad de alimentarlo y cuidarlo y de ofrecerle unas condiciones de mantenimiento adecuadas. Mucha gente no sopesa estos aspectos a la hora de adquirir animales como perros y gatos cuya biología y mantenimiento nos son más familiares, y esto desemboca luego en problemas como abandonos, desatención, falta de control sanitario y malas condiciones de mantenimiento. En el caso de los NAC esto se ve acentuado debido a que su biología, características y necesidades son totalmente desconocidas para la mayoría de la gente que, aun así, se ve tentada de su adquisición.

Un error de base es que la mayoría de la gente asume que al veterinario hay que ir con el animal cuando este enfermo, olvidando que una parte muy importante de nuestra labor es el asesoramiento a los propietarios. Siempre antes de adquirir un animal, y especialmente un NAC, hay que acudir al veterinario en busca de asesoramiento sobre la especie que deseamos adquirir y su mantenimiento y requerimientos. La adquisición del animal suele ser el primer paso, cuando en realidad debiera ser el último.

Otro aspecto que la mayoría de los propietarios de NAC con frecuencia desconocen, y que forma parte del asesoramiento que brindamos los veterinarios, es el legislativo. Un gran número de especies exóticas que se encuentran en el mercado y que son mantenidas habitualmente como mascotas están protegidas en sus países de origen, por encontrarse en peligro de extinción en su hábitat natural. Existe legislación internacional, el convenio CITES entre otra, que regula el comercio de estas especies para protegerlas. A la hora de adquirir un NAC, debemos rechazar ejemplares sin documentación, identificación o de dudosa procedencia, para evitar el fomento del comercio ilegal que amenaza a estas especies.

Actualmente existe un debate a cerca de las denominadas especies potencialmente invasoras, aquellas mantenidas como mascotas y q en caso de ser liberadas en nuestros ecosistemas, tienen potencial para desplazar a las especies autóctonas. A finales del año 2011, el debate desembocó en la creación de un listado de especies, y en la publicación de un real decreto donde se aprueban medidas en materia legislativa para impedir este suceso. Los propietarios de NAC que han sido incluidas en esta lista deben mantenerse informados sobre próximas decisiones que pueden tomarse con respecto a la tenencia de estos animales considerados potencialmente invasores. El ejemplo más relevante es el de la conocida tortuga de florida o de orejas rojas, hasta hace poco la especie más común de tortuga adquirida como mascota, cuya venta, transporte, reproducción o cesión ha quedado definitivamente prohibida desde abril de este año.

En cualquier caso, adquirir cualquier mascota, y más concretamente un NAC, debe ser una decisión meditada, sopesando la responsabilidad que conlleva, las consecuencias, los gastos económicos, etc.

En general se recomienda llevar al animal al veterinario preventivamente tras su adquisición, y al menos una vez al año en adelante.

En resumen, a la hora de adquirir un NAC como mascota:

  • estar seguros de la adquisición sopesando lo que conlleva. No es buena idea regalar un animal a un niño por capricho, ni a un amigo por su cumpleaños, ya que no es un juguete que se pueda devolver, o del que puedan desentenderse cuando se aburran de él. Tener en cuenta que algunas especies de NAC son además muy longevas.

  • solicitar asesoramiento veterinario especializado incluso desde antes de la compra del animal, en la adquisición del ejemplar, a cerca del manejo y cuidados que requiere y su control sanitario.

  • tenencia legal. Documentación del ejemplar al adquirirlo, identificación, CITES, especies potencialmente invasoras, especies que requieren requisitos específicos para su tenencia.

  • todos los animales mantenidos como mascotas merecen nuestro cariño y respeto, y gozar de unas condiciones de vida adecuadas y los cuidados veterinarios necesarios, sin importar su tamaño, o su valor económico.

Añadir comentario